domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Testigo?

Yo no vi nada, lo juro
¿Está usted segura?
Sí, lo estoy
Pero sin embargo, sí que estuvo en la escena del incidente, ¿no es así?
Así es, efectivamente -respondí mucho más tranquila de lo que yo pensaba.
Y entonces, ¿Puede explicarnos qué vio exactamente?
Por supuesto señoría, aunque ya le he dicho antes que no vi demasiado. Yo me dirigía a la panedería a por mi baguette pero justo cuando iba a entrar, vi a alguien que salió corriendo del establecimiento con una bolsa de basura azúl en la mano, pero opaca, así que no pude apreciar qué llevaba dentro. Cuando por fin entré, me encontré a Bárbara, la panadera, tendida en el suelo y en pleno ataque epiléptico.
¿Eso fue lo único que vio?
Sí, lo único porque luego ya llegaron la ambulancia y el coche patrulla.
¿Y podría decirnos, si es capaz de recordar, cómo era físicamente el individuo que salió de la panadería?
Pues no podría señoría, no podría... Mediano, eso sí, un metro setenta y pico calculo yo pero nada más.
¿Vio si tenía la piel oscura o si tenía alguna cicatriz llamativa?
¿Se refiere a si era negro? No, no lo era, y no percibí ninguna cicatriz en su cara.-Me dio y me hubiese dado igual jurar sobre la Biblia, o sobre la Constitución . Nada hubiese evitado mis mentiras, porque, efectivamente no sólo vi salir al chico sino que presencié desde la puerta la secuencia completa de los hechos. Vi cómo puso la navaja en el cuello de Bárbara, cómo la obligó bruscamente a abrir la caja. Vi cómo metía el dinero en la bolsa, vi cómo tras el último empujón que le propició a la pobre, Bárbara cayó redonda al suelo, al tiempo que empezó a mover sus extremidades y a expulsar borbotones de sólida saliva por la boca.Pero también vi cómo el chico me miró al salir y, sorprendido por mi presencia, me dijo: "Lo siento". Vi su cicatriz en la barbilla, esa cicatriz que se hizo con el mueble del salón, vi sus ojos marrones, como los de su padre... Vi sus zapatillas Nike y sus huesudas pero mimosas manos.

Lo vi, era mi hijo y ahora no puedo sino mentir.

6 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Excente relato, como siempre
un placer leerte

cálido abrazo

Pitufa dijo...

Muy bueno!

david dijo...

Qué no se hace por un hijo???

Nefertiti dijo...

Paco Alonso: muchas gracias. No puedo comentarte todo lo que quisiera, pues tengo problemas con tu página.
Saludos

Pitufa: Muchas gracias, me alegro que te guste.

David: todo, se da todo, y los que sois padres o madres sabeis de lo que hablo.

Deprisa dijo...

Efectivamente, yo soy padre de dos hijas y como dice cierta persona televisiva : "Yo por mis hijas .... MA TO", XDDD

Nefertiti dijo...

Deprisa: bienvenido a mi humilde morada.Gracias por la visita, estoy totalmente de acuerdo contigo.
saludos