miércoles, 17 de junio de 2009

¿Y ahora qué?

Una joven belga pidió que le tatuaran tres estrellas en la cara y se despertó con 56.

-Kimberley se se despertó por el dolor cuando le tatuaban la nariz.
-El tatuador dice que ella estaba de acuerdo con las 56 estrellas.
-La joven asegura que dejará los de la frente y borrará los demás.

Una adolescente belga ha contado a la policía que salió de un salón de tatuajes con 56 estrellas en un lado de la cara, en vez de las tres que había pedido.

5 comentarios:

Chuk. dijo...

Yo, después de verle la cara al tatuador, creo su versión. Como tú dices muchas veces, cada uno tiene que ser consecuente con sus actos. ¿Que se quedó dormida? Ya... y al otro lo mató un constipado. Lo que pasa es que cuando le bajo el efecto de lo que se había tomado no supo como explicarlo en casa.

Dina dijo...

Hombrenomej...as, ¿a quien se le ocurre tatuarse algo en la cara?... como si luego fuera tan fácil quitarlo sin que deje marca.

Chuk. dijo...

Por si no me he explicado bien... yo creo la versión del tatuador.

Tienes toda la razón Dina. Es como eso de tatuarse el nombre de tu amado o amada por el cuerpo.

david dijo...

La cara del tatuador la verdad es que era un cuadro.
No seais malos y creeros la versión de la chica. Lo mismo es verdad que se quedó dormida.

Be dijo...

Como se quedó dormida? No sintió la aguja recorriendole la cara???

Ah! Y faltó foto...para ver como quedó la chica...:)