jueves, 25 de febrero de 2010

El encuentro

Estaba nerviosa, iba a tener un nuevo encuentro con él. Sentía en mi estomago esas famosas mariposas que se tienen cuando una está ilusionada, enamorada, o, como se quiera decir.
Habíamos salido varias veces juntos e incluso estuvimos un fin de semana en Avila, en un hotelito, bueno, mejor dicho en un hotel precioso que estaba dentro de la muralla, aunque por dentro tenía un pequeño toque andaluz, pues tenía un patio de luces precioso.Las habitaciones, como la de cualquier hotel, aunque para ella resultase la mas bonita del mundo, la mas perfecta.
En esos pequeños encuentros ella se veía mas nerviosa, ilusionada, enamorada, se entregaba mas. Quizás para el sólo era un pasatiempo, una mas, otra que apuntarse a su lista de conquista.
No se si será el sexto sentido, ese que dicen que tienen las mujeres, pero ella intuía algo.
Iban a encontrarse después de un mes, pues ella había tenido que viajar por cuestiones de trabajo.
Llegó el momento, la hora y sitio estipulado.
Ella llevaba paso firme, le diviso, él le esperaba, ambos esbozaron una pequeña sonrisa. Una vez estuvieron frente a frente se dieron un bello y casto beso en los labios. Cenaron y hablaron, pero, no fue hasta el momento de su despedida, cuando el le dijo que lo sentía, que no podía seguir con ella, que no se lo tomase a mal, que no era por ella, pero que el no quería novia...............

6 comentarios:

Be dijo...

Esa frase!!! Ese ''no querer novia'' duele tanto recibirlo...duele tanto oírlo como si una lanza fuera desgarrandonos...

Si bien mi historia no se parece, ese final es tan mío...ay amiga hoy me llegó muy dentro tu post!

Siberia dijo...

Estoy con Be, duele. Y cuando al poco te enteras de que sí tiene una...te desmoronas por completo.

Un abrazo

Chuk. dijo...

Yo tampoco quiero tener novio.

emilio dijo...

Ups... cachis, no me gustó el final, prefiero la felicidad, en Avila, Madrid, Zaragoza y en todo el mundo mundial.

Un abrazo.

FABIA dijo...

Vaya con el tio, me esperaba un final feliz, pero claro la vida no siempre tiene finales felices.
Besinos.

david dijo...

LOs finales siempre tienen que ser felices, es una norma bloguera, porque para finales tristes ya están las noticias de las nueve de la noche.

Ávila es muy bonito te recomiendo que vayas a visitarla, si te dejan tus obligaciones de Estado, claro. Besitos mi faraona.